En el 200 º aniversario de su nacimiento, Louis Pasteur.

Hoy les hablaré de #epidemología. De pollos y cervezas. Y de un señor que quiso ser profesor de arte. Y que al final salvó millones de vidas En el 200 º aniversario de su nacimiento, Louis Pasteur.

«Louis Pasteur no fue médico ni cirujano, pero nadie ha hecho tanto como él en favor de la medicina y de la cirugía» Henri Mondor.

Imagen

El 27 de diciembre de 1822, en la pequeña localidad de Dole, al este de Francia, nacía un niño, que a diferencia del área en el que acabaría destacando, se decantaba de pequeño por el arte, en especial por la pintura, por lo que su aspiración de joven era ser profesor de arte.

Imagen
Imagen

Su padre, Jean-Joseph, y ex oficial del ejército de Napoleón, tenía una curtiduría, en una casa de la calle de los Curtidores. En la época en que nació Pasteur, en esta zona aún se conservaba el estilo de vida gremial.

Imagen

Su madre, Jeanne-Stéphanie Roqui, aportó a la familia una pequeña herencia que motivó el traslado a Arbois, no muy lejos de Dôle donde la familia volvió a montar otra curtiduría.

Imagen

Su padre lo obligó a cursar estudios secundarios en el Liceo de Besançon, donde consiguió el título de bachiller en letras en 1840 y en ciencias en 1842.

Imagen

Ese mismo año fue admitido en la Escuela Normal Superior de París, pero con una baja puntuación, que al año siguiente mejoró. Estudió química bajo la dirección de Dumas y Balard, y en 1847 se doctoró en física y química.

Imagen
Imagen

En 1854, sería nombrado decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Lille. Desde entonces la química fue su ámbito de estudio y el camino por el que alcanzaría todos sus éxitos.

Imagen

Los descubrimientos de Pasteur son extensísimos. Gran cantidad de los avances del último siglo en medicina preventiva, higiene, salud pública, atención al enfermo, y vacunas son herencia directa de los descubrimientos y aportaciones de Pasteur.

Imagen

En sus primeros años Pasteur estaba dedicado al estudio el ácido tartárico y el ácido paratártarico, una sal depositada en forma de costra o tártaro en los barriles y corchos durante la fermentación de la uva.

Imagen

Esta sustancia parecía existir en dos formas de idéntica composición química pero con propiedades diferentes, dependiendo de su origen: el ácido tartárico proveniente de seres vivos (por ejemplo, el que existe en el vino) era capaz de polarizar la luz, mientras que el producido sintéticamente no lo hacía a pesar de contar con la misma fórmula química. Este hallazgo le valió al joven químico la concesión de la Legión de Honor, con solo 26 años de edad.

Imagen

En 1848 se casó con Marie Laurent,hija del Rector de la Univ. de Estrasburgo,la cual actuó como asistente en sus investigaciones científicas durante el resto de su vida y con la que tuvo cinco hijos, tres de los cuales fallecieron tempranamente de tifus.

Imagen
Imagen

Pasteur concentra sus esfuerzo posteriormente en el estudio de las fermentaciones. Hacia 1850 las fermentaciones y putrefacciones eran consideradas como debidas a la presencia de «fermentos», sin dar cabida a los microorganismo como facilitadores.

Imagen

La sospecha de la implicación de la vida en la fermentación comenzó con el estudio de la actividad óptica del alcohol amílico. Pasteur decía que el grupo molecular del alcohol amílico estaba demasiado distante del azúcar para que, si derivaba de éste, retuviese una disimetría en la ordenación de sus átomos. Sus investigaciones acabaron confirmando sus sospechas. Algunos de sus contemporáneos, incluido el eminente químico alemán Justus von Liebig, insistían en que la fermentación era un proceso químico y que no requería la intervención de ningún organismo.

Imagen

Pero Pasteur descubrió que, en realidad, intervenían dos organismos —dos variedades de levaduras— que eran la clave del proceso. Uno producía alcohol y el otro, ácido láctico, que agriaba el vino. Consiguió eliminar los microorganismos que pueden degradar al vino, la cerveza o la leche, después de encerrar el líquido en cubas bien selladas y elevando su temperatura hasta los 44 ºC durante un tiempo corto.

A pesar del rechazo inicial de la industria ante la idea de calentar vino, finalmente consiguió demostrar la efectividad del procedimiento. Había nacido así la pasteurización, el proceso que actualmente garantiza la seguridad de numerosos productos alimenticios del mundo.

Imagen

Las investigaciones sobre la fermentación habían llevado a Pasteur a preguntarse si aquellos microorganismos que intervenían en la misma se formaban de manera espontánea o procedían del entorno y, para resolver la cuestión, ideó un experimento consistente en introducir material nutritivo esterilizado mediante calor en diversos recipientes; todos ellos fueron sellados para impedir la contaminación por el aire local.

Imagen

El resultado fue que en los recipientes en los que se introducía aire húmedo se producía una rápida putrefacción de la materia orgánica pero en aquellos donde el aire introducido contenía poca humedad, prácticamente no había alteración de la materia original. De esto, Pasteur dedujo que el aire está cargado de gérmenes de microorganismos que se desarrollan en contacto con la materia orgánica en las condiciones ambientales adecuadas. La idea de que todo organismo proviene de otro (omne vivum ex vivo) supuso una revolución no solo en el mundo de la microbiología, sino de la biología en general. La publicación de sus conclusiones en 1860 supuso la definitiva liquidación de la teoría de la generación espontánea.

Imagen

En 1880, Pasteur estaba experimentando con pollos para determinar los mecanismos de transmisión de la bacteria responsable del cólera aviar. Junto con su ayudante, Charles Chamberland, inoculaban la bacteria (Pasteurella multocida) a pollos y evaluaban la enfermedad.

Imagen

‘Dicen’ que Pasteur iba a tomarse vacaciones, y que encargó a Chamberland que inoculase a un grupo de pollos,pero que Chamberland olvidó hacerlo, y se fue de vacaciones también. Cuando ambos volvieron al cabo de un mes, los pollos estaban sin infectar, y el cultivo de bacterias intacto pero debilitado. Chamberland inoculó a los pollos de todos modos y los animales no murieron. Desarrollaron algunos síntomas, y una versión leve de la enfermedad, pero sobrevivieron.

Imagen

En lugar de matar a los pollos, Pasteur decidió no hacerlo pusto la idea de una versión débil de la enfermedad causante de la inmunidad a su símil virulenta era conocida desde 1796 gracias a Edward Jenner y Pasteur conocía los hechos. Expuso a los pollos una vez más al cólera y nuevamente sobrevivieron pues habían desarrollado respuesta inmune. Llamó a esta técnica vacunación en honor a Edward Jenner.

Éstas fueron las primeras vacunas de patógenos artificialmente debilitados. A partir de ese momento no hacía falta encontrar bacterias adecuadas para las vacunas, las propias bacterias de la enfermedad podían ser debilitadas y vacunadas.

Imagen

En 1881, hizo una demostración dramática de la eficacia de su vacuna contra el carbunco, inoculando la mitad de un rebaño de ovejas mientras inyectaba la enfermedad (Bacillus anthracis) a la otra mitad. Las inoculadas con la vacuna sobrevivieron, el resto, murió.

Imagen

Durante los años siguientes Pasteur siguió realizando pruebas con animales, hasta que en 1885 se presentó la ocasión para hacer el primer ensayo en humanos, aunque fue de nuevo a causa de un accidente. Un niño, Joseph Meister, había sido mordido por un perro afectado por la rabia, una enfermedad nerviosa cuya letalidad es casi del 100%, por lo que si había sido infectado, probar a vacunarlo era su única posibilidad de salvación.

https://www.who.int/es/news-room/commentaries/detail/new-global-strategic-plan-to-eliminate-dog-mediated-rabies-by-2030

Imagen

Pasteur tomó una decisión muy arriesgada, ya que no era médico ni su vacuna estaba suficientemente probada; para su suerte y para la del niño, el tratamiento funcionó.

Imagen

En sus estudios contra la rabia, utilizaba conejos infectados con la enfermedad, y cuando estos morían secaba su tejido nervioso para debilitar el agente patógeno que la produce, que hoy sabemos que es un virus.

Imagen

El apoyo popular hizo posible la construcción del Instituto Pasteur, fundado en 1888, que gozaría a partir de entonces de un justificado prestigio internacional.

Imagen

Con la salud muy debilitada (venía padeciendo una hemiplejía desde 1868), en 1892 recibió en la Sorbona un solemne homenaje con motivo de su septuagésimo aniversario; tres años después, el insigne científico falleció en Marnes-la-Coquette.

Imagen

Y nada más, Si han llegado hasta aquí, el mérito no es mío sino suyo.

Imagen

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s